Roma, el Coliseo cierra por protesta sindical

coliseo_roma_huelgaEl Coliseo ha permanecido cerrado por dos horas, de las 9 a las 11 de la mañana del 23 de junio, por una protesta sindical del personal, compuesto por empleados del Ministerio de Bienes y Actividades Culturales.

Los motivos de la protesta convocada por todos los sindicatos unidos son, principalmente, el retraso en el pago del salario de los últimos 9 meses y el progresivo recorte de personal que está dando lugar a la imposibilidad de cubrir los turnos de días festivos en museos y áreas arqueológicas de toda Roma.

En los últimos años el Ministerio ha visto reducido de manera dramática su personal, mientras las medidas de austeridad del 2012 adoptadas por el Gobierno Monti han paralizado definitivamente la asunción de nuevos empleados. La alarma activada por los trabajadores del Coliseo implica otras áreas arqueológicas de Roma, que corren el riesgo de permanecer cerradas en los días festivos. Para tapar los agujeros de personal se ha aumentado la jornada de los trabajadores mediante la imposición de horas extra, que el Ministerio tarda en pagar.

El sindicato FP-Cgil denuncia en una nota de prensa que, a pesar de que los lugares culturales en Roma y en toda Italia permanecen abiertos más horas que en cualquier otro país europeo (11 horas al día, 6 ó 7 días a la semana), los trabajadores que lo hacen posible han llegado a encontrarse en una situación extrema debido a que desde hace 9 meses tan solo reciben el 20% del salario que les corresponde.

Otra denuncia que llega por parte de los trabajadores es que, cada vez es más frecuente por parte del Ministerio el uso de jóvenes becarios o voluntarios para cubrir turnos. Estos jóvenes, por la condición de estar en prácticas, no reciben un sueldo ni tienen reconocidos derechos sindicales o laborales.

El Coliseo ya había permanecido cerrado al público el pasado jueves, 20 de junio, por una asamblea del personal desarrollada dentro del propio anfiteatro romano. El imprevisto cierre, que duró casi 4 horas, provocó grandes colas de incrédulos turistas delante de la puerta de entrada.

Las protestas no acaban aquí y no comprenden sólo el Coliseo. También han permanecido cerrados otros monumentos y museos romanos como el Palacio Massimo, las Termas de Caralacala, o las Termas de Diocleziano. El 24 de junio son previstas movilizaciones por parte de los empleados de las bibliotecas públicas, que denuncian los mismos problemas: carencia de personal suficiente debido a los recortes, retrasos en el pago del salario, riesgo de cierre al público de las estructuras.

En definitiva, la cultura en Italia se tambalea debido a los recortes impuestos por las recetas de austeridad. El país que podría apoyarse sobre su inmensa riqueza cultural para salir de la crisis, dando trabajo a cientos de jóvenes licenciados en materias como arqueología o gestión del patrimonio cultural, los deja a la deriva, desempleados y obligados a emigrar.

Lascia un commento

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *